foto-decada.jpgLa Década del Empleo Juvenil contempla que en todo el espacio geográfico de su aplicación haya municipios, regiones, países, entidades públicas y privadas, organizaciones con y sin ánimo de lucro, redes relacionadas con la juventud y/o el empleo, instituciones académicas, instituciones religiosas, sindicatos, gobiernos…, que vayan desarrollando actividades en este marco.

Es decir, el Decenio tendrá lugar en cualquier lugar del mundo que, a través de diferentes iniciativas y actividades promovidas por la sociedad civil o en cooperación con el sector público, quiera sumarse a la consecución del logro de sus objetivos, entre ellos:

1. Hacer una llamada de atención al más alto nivel político y social sobre la situación del empleo juvenil en el mundo.

2. Promover esfuerzos para cumplir con los compromisos internacionales adquiridos en materia de empleo y trabajo decente.

3. Abrir espacio de participación y diálogo intergeneracional e intercultural entre los jóvenes y las autoridades políticas y sociales para abordar el tema del desempleo con los desafíos y los potenciales de los propios jóvenes.

4. Sugerir prioridades, contenidos y líneas de actuación en el ámbito político, social y económico para combatir el desempleo juvenil y el trabajo no decente, incluyendo la discriminación por género.

5. Dirigir la atención hacia políticas y actividades proactivas que garanticen a largo plazo una gestión sostenible del acceso al mercado laboral de los jóvenes, en términos tanto de calidad como de cantidad.

6. Promover la investigación, la creación de conocimiento y el intercambio de buenas prácticas en materia de empleo joven.

7. Llevar a cabo acciones de sensibilización de la sociedad en su conjunto sobre los riesgos y consecuencias del desempleo juvenil y su papel en la erradicación de la pobreza y en el crecimiento y transformación económica y social de los países.

8. Lograr el compromiso, cooperación e inversión por parte de todos los agentes involucrados durante, no solo el decenio, sino más allá.

En un medio plazo tendremos que ser capaces de transformar estos objetivos en resultados preferentemente cuantificables (nunca más volver al paro masivo, vuelcos de la distribución de la renta y la desigualdad generacional, indicadores de cohesión  social y participación, economía del bien común, trabajo no decente, género…). Y crearemos una estructura organizativa que sea capaz de responder y garantizar la celebración de la Década del Empleo Juvenil en el mundo de acuerdo a sus objetivos y resultados a través de las actividades, proyectos o programas que se definan en cada nivel implicado en la misma (local, regional, nacional e internacional).

 

Siguiente: