Sin ayudas ni financiación, Naiara Usabiaga y Unai Nieves crearon Arizona Vintage, una de las nuevas marcas referentes en este tipo de moda

Arizona Vintage se ha convertido en una de las marcas de ropa más famosas entre los jóvenes. Afincada en Bilbao, lo que más destaca de esta compañía es la edad de sus fundadores, Naiara Usabiaga y Unai Nieves: 23 y 25 años, respectivamente, y la facturación de la empresa: casi millón y medio de euros en 2016.

Pero para conocer el origen de Arizona Vintage y de estos dos jóvenes emprendedores hay que remontarse a 2012. Por aquel entonces, Naiara vendía su propia ropa a través de Trendtation –una web similar a Chicfy y 21buttons donde las usuarias suben imágenes de sus looks-. Con la gran acogida que obtuvieron sus outfits entre sus seguidoras, Naiara enseguida comprendió que podía desarrollar su carrera profesional en la moda.

Un año después y sin conocimientos en el sector, Unai y ella comenzaron a recorrer mercadillos de segunda mano en busca de diseños originales y únicos. “Sin darnos cuenta viajábamos con el objetivo de comprar prendas vintage”, recuerda Naiara. Ropa y accesorios difíciles de encontrar que después vendían en festivales de música como el BBK Live o el Arenal Sound y ferias de ropa vintage

El dinero obtenido les servía para adquirir más material. “Reinvertíamos lo que ganábamos”, cuenta la joven. Sin apoyo económico por parte de familiares, amigos o instituciones, el ritmo de ventas fue creciendo y decidieron profesionalizarse. “Los dos estudiábamos. Unai se encontraba en el último año de Psicología y yo en segundo de Medicina”, repasa. Así que apostaron por abandonar sus estudios y arriesgarse a abrir su primera tienda física.

El Casco Viejo de Bilbao fue el punto escogido. Levi’s 501, calzado con aires cowboy, cazadoras de estilo navajo, petos vaqueros… “La mayor dificultad fue cómo gestionar la logística de prendas únicas”, valora Naiara en referencia a uno de los estandartes de la marca: productos exclusivos “y auténticos que ya no se producen”.

En clave sostenible

El desarrollo sostenible es otra de sus preocupaciones. Alarmados por los actuales procesos de fabricación que disminuyen la vida útil de la ropa, todas sus prendas se someten a “estrictos controles de calidad, lavado y costura en nuestras propias instalaciones”, explica Naiara. De esta forma, se aseguran su durabilidad y resistencia.

En la actualidad, cuentan con dos establecimientos físicos en Bilbao, uno en San Sebastián y otro en Madrid. La venta online a través de su web les ha supuesto el salto al mundo y, de manera esporádica, realizan ventas secretas en distintas ciudades españolas. Así, este año, sus seguidores de Zaragoza, Sevilla, Valencia, Galicia y Barcelona tendrán la oportunidad de ver in situ su catálogo. Además, se preparan para darse a conocer en Alemania y Francia “tanto como en España” y planifican la apertura de un canal en Youtube.

Ideas jóvenes para dos mentes que trabajan sin descanso. “Cada día nos vamos a casa pensando en todo lo que hay que cambiar al día siguiente”, admite Naiara. Aunque para algunos la edad con la que se embarcaron en este proyecto puede suponer una dificultad, para ellos supuso un gran reto. “La inocencia con la que comenzamos quizá no nos hizo ser conscientes de la magnitud del negocio al que nos enfrentábamos”, reconoce Naiara. “Pero para nosotros tener que adaptarnos a todas las novedades es algo muy natural. Disfrutamos con ello”, continúa. ¿Es la juventud el secreto de su éxito? Naiara prefiere pensar que el reconocimiento adquirido se lo debe “al equipo increíble” con el que trabajan.

Condiciones laborales “justas y decentes”

En pocos años, estos dos jóvenes vascos han construido un referente en la moda vintage que fascina, sobre todo, a un público entre 13 y 35 años. La pareja aprende “a base de prueba y error” y en el camino se ha tenido que enfrentar a experiencias negativas. “Hemos perdido amistades a raíz de darles empleo en nuestros inicios. Es muy difícil separar el trabajo y la amistad, sobre todo cuando creces tan rápido y aprendes con el día a día”, revela la joven. Decepciones que solventaron con la ayuda “de una empresa dedicada a la selección de personal, con la que hemos adquirido experiencia”.

Arizona Vintage lo forma actualmente un equipo de 13 personas, con las que “establecer una relación de amistad increíble es una experiencia positiva”. Porque si hay algo importante para Naiara y Unai a la hora de fortalecer la marca es que todos ellos se sientan parte de una pequeña familia. Como recogen en su web, sus condiciones laborales “son totalmente justas y decentes. Nos aseguramos de que estén motivados en su trabajo, de que sean felices y amen el estilo vintage”.