El presidente del Banco Central Europeo (en adelante BCE) habló sobre el desempleo juvenil en Europa para el diario inglés The Guardian que ronda casi el 20% en la zona euro con Grecia y España a la cabeza, frente a Alemania y la República Checa que cuentan con las tasas más bajas.

Es una de las primeras veces que Draghi hace una referencia explícita al desempleo juvenil y las declaraciones suponen un valor añadido por ser el hombre fuerte del euro en estos momentos tan difíciles para Europa y sus jóvenes.

El presidente del BCE menciona en la entrevista que en numerosos países de Europa el mercado laboral está diseñado para proteger a los trabajadores veteranos, perjudicando a los jóvenes mediante contratos temporales y de “fácil” despido. “En muchos países el mercado laboral está diseñado para proteger a los veteranos, gente con contratos fijos, bien pagados y protegidos por unas leyes laborales fuertes”, mencionaba Draghi.

Hace casi tres años, volvió a hacer hincapié en la misma idea cuando, tras una rueda de prensa posterior a la reunión del consejo de gobierno del organismo, Draghi señaló que los países que tienen una elevada cuota de desempleo juvenil “han puesto toda la flexibilidad del mercado laboral en la gente joven”, para añadir más tarde que desde la entidad bancaria que el representa, “poco es lo que puede hacer el BCE”.

Ello conlleva a que los jóvenes “se quedan atascados en contratos temporales, peor pagados y son los primeros despedidos en época de crisis”, aseguraba el presidente del BCE. “Esto también significa que los empleados son reticentes a invertir en los jóvenes”.

Ante la pregunta de la periodista sobre qué papel juega el BCE en el desempleo juvenil, Draghi ha asegurado que su función es la mantener la estabilidad de precios, que evita una distribución injusta de la riqueza.