Las cifras de contratación de jóvenes, al igual que las del resto de la población, están creciendo a mayor ritmo impulsadas por la mejora de la economía española, que este año rondará el 3%. La segunda entrega del III Monitor Anual Adecco de Ocupación analiza el perfil demográfico de los nuevos trabajadores en nuestro país, en base a datos de la EPA correspondientes al tercer trimestre de 2015. En los últimos doce meses, el número de ocupados en España ha aumentado en 544.700 personas, lo que supone una subida del 3,1%.

Según el estudio de Adecco, hace un año la creación de empleo solo beneficiaba a las personas mayores de 25 años. Sin embargo, en los últimos cuatro trimestres un total de 90.900 jóvenes menores de 25 años obtuvieron un puesto de trabajo, lo que supone un incremento del 11,5%, el mayor registrado desde 1987. Dentro de este grupo de edad, el aumento de la contratación ha sido más importante entre las mujeres, cuyo número de ocupadas ha crecido un 13,2% (48.100 nuevos empleos) frente al 10,1% de los hombres (42.800).

El Monitor Anual de Ocupación analiza igualmente la distribución del empleo juvenil por autonomías, y las diferencias son notables. “En 13 comunidades autónomas se repite la tendencia general, con un crecimiento de la ocupación juvenil mayor que en el resto de la población”, señalan los autores. Los mayores avances se han producido en Cantabria (34,3%), Comunidad Valenciana (32,3%) y Canarias (26,4%). El País Vasco ocupa una posición intermedia, con una subida del 11,7%, cuatro décimas por debajo de Baleares y nueve por encima de Cataluña. En el otro extremo está Castilla-La Mancha, con un incremento más abultado del empleo adulto (4,3%) que de jóvenes (0,8%).

A más formación, mejores perspectivas laborales

Otro de los capítulos relacionados con el empleo en el que se centra el informe de Adecco es el de la ocupación según el nivel de formación alcanzado. Aquí se constata algo que es de sobra conocido, sobre todo desde que comenzó la crisis, estalló la burbuja inmobiliaria y miles de jóvenes sin apenas estudios perdieron su trabajo: a menor formación, menor probabilidad de ser contratado. En el último año, ha crecido un 9,1% el número de personas ocupadas que cuentan con el título de ESO y FP y un 2,2% el de quienes completaron algún grado universitario o doctorado. En cambio, se produjo el despido de 18.000 trabajadores con educación primaria.

Si se aleja el foco, desde 2008 la cantidad de ocupados con educación superior ha crecido en 518.600 personas (7,4%), mientras que la de aquellos con primaria se ha reducido en 1,8 millones (58,8%). Por territorios, con excepción de Baleares, Castilla-La Mancha y Extremadura, en todas las autonomías el grupo más importante de trabajadores es el de quienes cuentan con un título universitario. “El País Vasco y la Comunidad de Madrid sobresalen por ser las únicas en las que este grupo supone ahora más del 50% de la ocupación, 54,3% y 51,3%, respectivamente”, recoge el informe de Adecco.